Aromas para vapear: todo lo que tienes que saber

Aromas para vapear: todo lo que necesitas saber

Claves para que disfrutes de un vapeo totalmente personalizado.

La alquimia es una técnica que a los vapeadores nos permite experimentar y crear nuestros propios e-líquidos totalmente personalizados para conseguir la mejor experiencia de vapeo y, además, ¡al mejor precio!

Índice

De hecho, en YonofumoYovapeo disponemos de un amplio catálogo de aromas para vapear, entre los que reina el Don Juan Reserve fabricado por King Crest… ¡Seguro que te suena! 😉

Consigue aquí los aromas para vapear y el resto de accesorios para sacar el máximo partido a tus propias mezclas.

Pero para que la combinación quede perfecta es necesario tener cierto conocimiento y seguir unos serie de consejos, así que a continuación vamos a hablar de todo ello.

¿Buscas estos aromas para tu vapeador?

¡Compra!


¿Qué son los aromas para vapear?

El aroma es el ‘agente’ que da sabor a la mezcla y se debe diluir en propilenglicol (PG) y glicerina vegetal (VG) antes de su uso. Recuerda, esto es importante: NO se puede vapear directamente.

Los aromas para vapear nos permiten experimentar hasta conseguir ese sabor único y auténtico que buscamos en nuestro líquido casero.

Existe una enorme variedad de esencias: frutales, dulces, mentoladas, tabaco, café, galleta, melón…, ¡todas las que te puedas imaginar!, así que las posibilidades son ilimitadas.

En cuanto a la proporción de aroma que poner en el e-liquid final, lo ideal es seguir la dosis indicada por el fabricante (es la más idónea), y, en cualquier caso, en las pruebas iniciales de elaboración, es preferible quedarse corto que pasarse, ya que siempre se podrá echar más aroma hasta conseguir la cantidad adecuada y el gusto esperado, pero si pone demasiado desde el principio, luego eliminarlo es más complicado.

Todos los aromas de nuestra tienda online llevan en el envase la proporción exacta recomendada por el fabricante para añadir y mezclar con el resto de componentes del e-liquid.

Ahora que ya hemos explicado qué son los aromas para vapear y cómo se utilizan, pasamos a detallar rápidamente qué se necesita y cuáles son los pasos para preparar líquidos ‘al gusto’ en casa y convertirse en todo un experto alquimista.

Prepara tu propio líquido para vapear siguiendo estos pasos

1. Componentes

Lo primero que hay que tener claro es que en la composición de cualquier e-juice no pueden faltar los siguientes componentes:

  • La base: el propilenglicol (PG) y la glicerina vegetal (VG), que ya hemos mencionado antes, son la BASE de cualquier líquido para vapear.

    La VG es la sustancia más densa que tiene el e-liquid y, por eso, proporciona nubes de vapor consistentes y da sabor ‘dulzón’ a la mezcla, aunque no contenga azúcar.

    Por su parte, el PG es más discreto en cuanto a sabor que la VG, y ayuda a que las resistencias de los kits trabajen de forma más cómoda, ya que tienen que ‘reservar toda su potencia’ para vaporizar la glicerina.

    Para que te hagas una idea, una proporción de 20% PG y 80% VG está fenomenal para comenzar, y después puedes ir probando las muchas combinaciones de bases ya hechas que tenemos en nuestra tienda online.

Comprar las bases ya mezcladas en distintas proporciones a la larga es mucho más rentable y, por supuesto, cómodo.
  • El aroma: hemos comentado previamente la infinidad de aromas de diferentes marcas que nos permiten personalizar nuestros líquidos a nuestro gusto, es decir, crear líquidos para vapear exclusivos con los que vivir nuevas sensaciones constantemente.
  • La nicotina (opcional, of course): a elección de cada uno queda incluir o no nicotina en la mezcla. La base por sí sola carece de esta sustancia, pero hay dos opciones: decantarse por los packs de bases + nicokits (3mg o 6mg) o adquirir nicokits por separado.

2. Proceso de elaboración

Cuando ya están decididos los ‘ingredientes’ que se van a utilizar, toca ponerse manos a la obra en el ‘laboratorio’ para:

  • Juntar la base con el aroma escogido, teniendo como referencia los porcentajes de cantidades facilitados por los fabricantes.
  • Dejar macerar el e-liquid porque ésta es la clave para obtener aromas para vapear óptimos. Esto se debe a que los sabores no ‘salen’ inmediatamente, sino que todo tiene su desarrollo. Para entendernos, ¡es como el periodo de curación de un jamón de pata negra! 😉

    El tiempo mínimo de lo que en el mundo vaper denominamos maceración es de 7 días, y si puede ser, en una botella de cristal y en un espacio oscuro, seguro y sin humedad.

    Aunque si no se tiene prisa y se quiere disfrutar del sabor resultante en todo su  esplendor, lo aconsejable es aumentar la fase de maceración hasta los 30 días.

    Los fabricantes también suelen guiar sobre los ciclos de maceración, y hay vapeadores que abren el frasco y lo van oliendo cada cierto tiempo, pero esto no es totalmente fiable, sobre todo si uno es principiante, pues el olfato puede pasarnos una mala jugada y aunque el olor y el color sean de nuestro grado, puede que al vapear no extraigamos el 100% de las propiedades del líquido. Lo que sí que es apropiado es removerlo al menos una vez cada 12 horas.

  • Llegados a este punto, la mezcla está terminada y se puede vapear sin problema. Sólo faltaría un paso más si lo que se quiere es un líquido con nicotina. De ser así, ahora es el momento de añadirla con la ayuda de los nicokits
Infografía sobre cómo mezclar Nicokits y líquidos booster
Consulta nuestra ‘Guía de uso de nicokits’ y crea líquidos para vapear perfectamente equilibrados.

¡Y ya estaría! 

¿Ves? Frente a lo que se pueda creer a priori, tampoco es tan complicado idear líquidos para vapear propios, y para muchos vapeadores esta práctica se ha convertido en una afición porque les brinda la oportunidad de ‘jugar’ y gozar más si cabe del vapeo al descubrir nuevos sabores creados por ellos mismos.

¿A ti también te pasa? ¡Anímate a contarnos tus ‘batallitas’ como alquimista! 😉